Boletín Oficial de Gipuzkoa

Número 2 Fecha 03-01-2013 Página 76

7 Administracion Municipal

AYUNTAMIENTO DE PASAIA
Reglamento de cementerios: aprobación definitiva.

AYUNTAMIENTO DE PASAIA

Reglamento de cementerios: aprobación definitva

Habiendo sido sometido a información pública el acuerdo adoptado por el Pleno del Ayuntamiento en sesión celebrada el 23 de octubre de 2012 de aprobación provisional del «Reglamento de Funcionamiento de los Cementerios de Pasaia» sin que haya sido formulada alegación alguna, se eleva el acuerdo a definitivo, procediéndose a la publicación íntegra del texto del Reglamento en cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 70.2 de la Ley 7/85 de 2 de abril, Reguladora de las Bases de Régimen Local.

Pasaia, a 20 de diciembre de 2012.—La alcaldesa.

(2557)   (11896)

Reglamento del funcionamiento de los cementerios de Pasaia.

TITULO I

DISPOSICIONES GENERALES

CAPITULO PRIMERO.  ‑NORMAS GENERALES

Artículo 1.    Bienes de servicio público.

Los cementerios de Pasai Donibane y Pasai San Pedro son bienes de dominio público afectos a un servicio publico cuyo titular es el Ayuntamiento, al que le corresponde su administración, cuidado y dirección.

Artículo 2.    Instalaciones.

El cementerio de San Pedro consta de las siguientes instalaciones: Nichos, panteones construidos, osario común, edificio de oficinas, zonas libres y capilla.

El cementerio de Donibane consta de las siguientes instalaciones: Panteones construidos, osario común, zonas libres y edificio de oficinas.

A las anteriores instalaciones se les unirá en el futuro la de columbiarios o depósitos para urnas que contengan cenizas.

Los servicios obligatorios de los que no se dispongan (horno, depósito de cadáveres) serán objeto de contratación hasta tanto no se proceda, en su caso, a la reforma o ampliación de los mismos.

Artículo 3.    Normativa aplicable.

El régimen jurídico y la administración de ambos cementerios se regirán por las normas relativas a los bienes de carácter de domino y/o servicio público, la normativa en materia de Sanidad y Policía Mortuoria, las Ordenanzas Fiscales Municipales y el presente Reglamento.

Artículo 4.    Funciones administrativas.

En el ejercicio de las funciones de administración, cuidado y dirección, corresponde al Ayuntamiento:

a)    La administración, organización, conservación y acondicionamiento de los cementerios, así como de los servicios comunes e instalaciones de los mismos.

b)    La inhumación, exhumación, traslado dentro de los cementerios, depósito y reducción de cadáveres y restos humanos, y cualesquiera otras actuaciones exigidas por la legislación vigente en materia sanitaria mortuoria.

c)    La concesión, reconocimiento y modificación de los derechos funerarios, transmisión inter-vivos o mortis causa, la eventual declaración de caducidad de los derechos funerarios y la designación de sus representantes y la tramitación y expedición de los títulos referentes a los mismos.

d)    La percepción de los derechos y las tasas que se establezcan en la correspondiente Ordenanza Fiscal.

e)    El régimen interior de los cementerios.

f)    El cumplimiento de las medidas sanitarias e higiénicas dictadas o que se dicten en el futuro.

g)    La autorización a particulares para la realización en los cementerios de cualquier tipo de obras e instalaciones, así como su dirección e inspección.

h)    La vigilancia del cumplimiento del presente reglamento y la imposición en su caso, de las sanciones oportunas.

i)    Cualesquiera otras funciones que pudieran corresponderle, atendiendo a su carácter de titular propietario de los cementerios y a su condición de entidad pública a quien compete la regulación de la actividad dentro del término municipal.

Artículo 5.    Adscripción de funciones administrativas.

La administración de los cementerios y la gestión de los derechos funerarios corresponderá a la Unidad de patrimonio del Area de Secretaría; la prestación de los servicios funerarios y la conservación de los mismos al departamento de Obras y Servicios.

Artículo 6.    Libertad ideológica y religiosa.

Los Cementerios Municipales son lugares donde debe extremarse el respeto a la libertad ideológica y religiosa.

El Ayuntamiento para garantizar esas libertades:

a)    Mantendrá su aconfesionalidad absteniéndose de utilizar símbolo religioso alguno en sus instalaciones.

b)    Permitirá la utilización de símbolos religiosos, epitafios, recordatorios, emblemas y demás símbolos en los elementos de uso privativo.

c)    Tendrá en cuenta los usos funerarios de las diferentes creencias con ocasión de la reforma o ampliación de los cementerios.

Artículo 7.    Normas de convivencia.

El Ayuntamiento velará por el mantenimiento del orden en los cementerios, así como la exigencia del respeto adecuado a su función.

El horario de los Cementerios Municipales así como el resto de normas de convivencia que sea necesario establecer, será fijado mediante Resolución de Alcaldía, atendiendo a las necesidades de los distintos servicios.

Con carácter general, no se autorizará la venta ambulante, no se concederán puestos o autorizaciones para el comercio o propaganda en el interior de los cementerios.

CAPITULO SEGUNDO.  REGISTROS PUBLICOS

Artículo 8.

Existirán sendos Registros de las unidades de enterramiento y derechos funerarios asociados, así como de los servicios que se realicen.

Se adoptarán las medidas necesarias para garantizar la seguridad de los datos y evitar su alteración, pérdida y tratamiento o acceso no autorizado.

Artículo 9.    Registro de derechos funerarios.

En relación a las unidades de enterramiento y derechos funerarios existentes se incluirán los siguientes datos:

a)    Identificación del panteón, nicho u osario.

b)    Fecha de concesión del derecho funerario y plazo de vigencia.

c)    Identificación y domicilio del titular, y en su caso del representante.

d)    Sucesivas transmisiones intervivos o mortis causa.          

e)    Inhumaciones, exhumaciones o traslados que hubiere lugar, con la identificación y sexo de las personas a cuyos cadáveres o restos se refiriesen y fecha de las actuaciones.

f)    Limitaciones y prohibiciones, si las hubiere.

g)    Cualquier otra incidencia que afecte a la unidad de enterramiento.

Artículo 10.    Registro de servicios funerarios.

En relación con los servicios de inhumación, exhumación, reducción de restos y traslados de restos se incluirán los datos siguientes:

a)    Identificación de la persona inhumada o del cadáver exhumado.

b)    Empresa funeraria que ha prestado los servicios, si procede.

c)    Fecha de prestación del servicio.

d)    Identificación del lugar de inhumación o destino de los restos exhumados.

e)    Causa del servicio de exhumación de restos.

TITULO II

DE LOS SERVICIOS

CAPITULO PRIMERO.  ‑LA INHUMACION Y REINHUMACION

Artículo 11.

1.    Las inhumaciones podrán tener lugar en alguna de las siguientes instalaciones:

— Panteón familiar.

— Panteón comunitario (Generales o para niños).      

— Nicho.

2.    El número de inhumaciones sucesivas en los panteones no estará limitado por otra causa que su capacidad.           

Artículo 12.

Las inhumaciones se realizarán respetando la normativa técnico sanitaria vigente en cada momento.

A estos efectos se abrirá un expediente individualizado donde se acreditará la existencia de los siguientes documentos con carácter previo a la inhumación:

a)    Impreso de solicitud con los datos exigidos para su incorporación al Registro, cumplimentado por el representante de la titularidad o por la persona autorizada por éste. Se presumirá dicho consentimiento si el solicitante presenta el título actualizado, siempre que no exista denuncia escrita de sustracción o de pérdida.

b)    La licencia de enterramiento o sepultura en el caso de inhumación de cadáveres.

c)    El correspondiente certificado médico de defunción en el caso de inhumación de cadáveres o de amputación en el caso de restos humanos.

d)    La autorización de exhumación y traslado en el caso de restos cadavéricos.

e)    Autorización del Juez o del órgano competente en los casos de muerte no natural.

Artículo 13.    Personas jurídicas.

Cuando el título estuviera extendido a nombre de una sociedad, asociación, fundación, o una comunidad religiosa u hospitalaria, la inhumación exigirá certificación acreditativa de que el cadáver corresponde a un miembro, a un empleado o a uno de los asilados acogidos de la comunidad.

Artículo 14.    Innecesariedad de autorización.

Únicamente se autorizará la inhumación sin presentación del título y sin que lo solicite la representación de la titularidad, en los siguientes casos:

a)    Cuando se tenga que inhumar al titular o cotitular. Se autorizará su inhumación sin presentación del título a cualquier persona que comparezca, sea o no familiar. En tal caso deberá instarse la transmisión de la titularidad.

b)    Cuando sea persona previamente autorizada por el representante con constancia escrita en el Registro del derecho funerario.

CAPITULO SEGUNDO.  ‑EXHUMACIONES, TRASLADOS Y REDUCCION DE RESTOS

Artículo 15.

La exhumación de cadáveres o restos puede efectuarse para su traslado y reinhumación dentro del mismo cementerio o para su conducción a otro lugar.

Las exhumaciones y traslados se realizarán respetando la normativa sanitaria vigente en cada momento.

Artículo 16.

Las exhumaciones se realizarán a solicitud del representante del derecho funerario donde se encuentren los restos o, en su caso, por los herederos o allegados del difunto a que pertenecieren. En el caso de que se trate de un traslado dentro del cementerio también se exigirá el consentimiento de la titularidad o representante del derecho funerario del lugar de destino.

En caso de discrepancia entre el representante del derecho funerario y los herederos o allegados del difunto a que pertenecieren los restos prevalecerá la voluntad de estos últimos sin que se requiera autorización del primero para la apertura del panteón.

En todo caso la exhumación quedará condicionada por la ubicación física de los restos en el caso de los panteones simples y comunitarios.

Artículo 17.

La exhumación requiere la presentación de los siguientes documentos:

a)    Impreso de solicitud con los datos exigidos para su incorporación al Registro Público.

b)    Autorización de la titularidad del lugar de destino, en el caso en que se trate de un traslado dentro del cementerio o a otro cementerio de la localidad.

c)    Autorización de la autoridad sanitaria si se va a trasladar fuera del municipio.

Artículo 18.

1.  Para autorizar el traslado de un cadáver o restos depositados en un panteón, cuyo título figure a nombre de una persona fallecida, se deberá solicitar previamente la transmisión al nuevo titular.

2.    Los traslados deberán realizarse en bolsa de restos en el caso de tener como destino el mismo cementerio u otro cementerio de la misma localidad o, en caja de restos en el caso de que el destino sea fuera del cenmenterio.

Artículo 19.    Reducción de restos.

La reducción de restos consiste en la operación mediante la que los restos cadavéricos se depositan en unas urnas o cajas de pequeñas dimensiones dentro de la misma unidad de enterramiento o en una específica para tales fines, a fin de aumentar la capacidad de la unidad o del cementerio.

Recibe igual denominación la operación mediante la que los restos cadavéricos se depositan en una bolsa de restos para depositarla en el osario común.

La reducción de restos se realizará por los servicios municipales a solicitud del representante de la titularidad de la unidad de enterramiento o de oficio al finalizar el periodo de concesión, siempre a costa del interesado que abonará la correspondiente tasa.

Si se dieren excepcionales circunstancias o el alto nivel de ocupación de las instalaciones así lo requieran, el Ayuntamiento podrá acordar de oficio la reducción de restos con carácter general.

Artículo 20.    Medidas de higiene y sanidad.

1.En los meses estivales se suspenderán temporalmente las exhumaciones, con excepción de las ordenadas por la autoridad judicial.

2.    Toda exhumación deberá realizarse siguiendo las normas higiénicas y sanitarias adecuadas a cada caso, debiéndose cumplir la normativa en materi de salud laboral y prevención de riesgos laborales. Los empleados encargados de hacer las exhumaciones usarán guantes resistentes, mascarillas, botas y ropa específica de protección.

TITULO III

LOS DERECHOS FUNERARIOS

CAPITULO PRIMERO.  ‑NATURALEZA Y CONTENIDO

Artículo 21.    Definición.

1.    El derecho funerario al uso de las unidades de enterramiento o sepulturas, parcelas, panteones, nichos u osarios nace mediante el otorgamiento del correspondiente título para cada unidad de enterramiento y el pago de la tasa correspondiente.

2.    El derecho funerario otorga a su titular la facultad de usar y disponer en el cementerio de la unidad de enterramiento asignada y por el plazo señalado en el correspondiente título.

Comprende el uso del terreno y el de las construcciones realizadas, para inhumación, custodia y depósito en su interior de cadáveres y restos humanos, sin que pueda darse otro destino al terreno o unidad de enterramiento.

3.    El derecho funerario podrá otorgarse para el enterramiento de cadáveres o para la conservación de restos cadavéricos o cenizas.

Artículo 22.    Objeto.

El derecho funerario podrá recaer sobre:

— Parcelas de terreno en las que el titular del derecho funerario podrá construir panteones, en las condiciones que en cada caso se señalen.

— Panteones familiares ya construidos.

— Panteones comunitarios.

— Nichos de restos.

— Nichos.

— Columbarios.

Artículo 23.    Titularidad.

1.  Toda persona vecina de Pasaia es titular del derecho funerario en alguna de las modalidades de enterramiento o depósito de restos o cenizas señalados en el artículo 22.

2.    Las personas nacidas en el municipio pero que no residan en él tendrán derecho a participar en los procedimientos públicos que se convoquen para la concesión de parcelas o panteones familiares.

3.    El otorgamiento de los derechos funerarios se efectuará conforme a las disposiciones reguladoras de la utilización de los bienes de dominio público municipal. Se utilizará el sistema de subasta para la adjudicación de concesiones sobre parcelas y panteones familiares.

4.    El derecho funerario se otorgará para cada unidad de enterramiento:

a)    A nombre de una persona física.

b)    A nombre de un matrimonio o pareja de hecho.

c)    A dos personas con vínculo familiar.,

d)    A nombre de Corporaciones, Fundaciones, Entidades, Comunidades Religiosas, Establecimientos Benéficos, y Hospitalarios, para uso exclusivo de sus miembros, empleados, asilados y acogidos.

5.    En ningún caso podrá otorgarse ni registrarse el derecho funerario a nombre de Compañías de Seguros, de Previsión o cualquier otro similar que, en el ejercicio de su actividad, proporcione el derecho a sepultura para el caso de fallecimiento.  

6.    En el caso de matrimonios o parejas de hecho se presumirá una participación del 50% de cada uno de ellos.

7.    En el resto de comunidades de bienes deberá especificarse en la solicitud el porcentaje de cada uno de sus miembros.

Artículo 24.    El representante.

1.    La persona o personas titulares del derecho funerario son también los titulares de los derechos y obligaciones inherentes.

No obstante, en el caso de cotitularidad, ya sea inicial o fruto de las sucesivas transmisiones del derecho funerario, éstos deberán nombrar un representante que será el responsable directo de las obligaciones inherentes al derecho funerario sin perjuicio de su derecho a reclamar su parte al resto de los titulares.

2.    El representante de la titularidad representa la voluntad de la titularidad ante el Ayuntamiento y es quien autoriza los enterramientos en cada unidad.

3.    El representante es el sujeto pasivo de cuantas tasas e impuestos graven los derechos funerarios.

4.    Para la revocación del representante los cotitulares que representen más del 50% de la participación deberán nombrar nuevo representante.

5.    En el caso de fallecimiento del representante, el Ayuntamiento se dirigirá a los cotitulares para que procedan al nuevo nombramiento, a cuyo fin citarán a todos ellos. Será elegido el que los cotitulares propongan unánimemente o, en su caso, el que señale la mayoría de los que asistan a la convocatoria municipal que a su vez representen la mayoría de la participación de los presentes.

6.    Si no se produce ese nombramiento o el nombrado no acepta el mismo, será el Ayuntamiento quien lo nombre siguiendo los siguientes criterios:

a)    Será nombrado aquel que mayor porcentaje tuviere.

b)    En igualdad de derecho, aquel que resida en el municipio.

c)    De haber varios, quien resulte del sorteo que se efectuará el día de la mencionada citación.

Artículo 25.    Obligaciones.

1.    Las concesiones sobre derechos funerarios conllevarán las siguientes obligaciones generales:

a)    Obligación de conservar y mantener la sepultura en las condiciones de higiene, conservación, ornato y estética que se señalen. No incorporar ningún elemento que pueda romper con la estética actual del cementerio, por lo que las lápidas, losas, cierres y demás elementos ornamentales deberán seguir los criterios estéticos existentes y las normas al respecto que pueda dictar el Ayuntamiento en el futuro.

b)    Al término de la concesión correspondiente, los titulares de los mismos deberán retirar los elementos de ornato y estéticos. En caso contrario el Ayuntamiento determinará su destino sin derecho a reclamación ni a indemnización alguna. 

c)    Abonar los derechos por la prestación de los distintos servicios y las tasas por el uso privativo que se señalen en la Ordenanza Fiscal aplicable.

d)    En el caso de las concesiones de uso de los panteones, será responsabilidad del concesionario tener la disponibilidad de espacio necesario para futuros enterramientos, debiendo proceder a la reducción de restos, cuando esté próxima a agotarse su capacidad.

2.    En los casos en los que la unidad de enterramiento otorgada sea una parcela, el titular del derecho funerario deberá edificar el panteón o construcción funeraria de conformidad con las normas establecidas en la presente ordenanza y las condiciones que se señalen en el correspondiente título, y dentro del plazo señalado para ello.

3.    Además de las obligaciones de los apartados anteriores, los concesionarios deberán respetar y cumplir cuantas disposiciones se dicten por el Ayuntamiento o cualesquiera otra administración o entidad competente.

Artículo 26.    Las construcciones.

1.    En ningún caso se autorizarán construcciones que pretendan distinguirse sobre el resto o rompan la uniformidad respecto al resto de las construcciones.

2.    Las construcciones realizadas en las unidades de enterramiento revertirán siempre al Ayuntamiento.

CAPITULO SEGUNDO.  ‑VIGENCIA DE LOS TITULOS DE LOS DERECHOS FUNERARIOS

Artículo 27.

El plazo para el que se otorgue el derecho funerario, que figurará en el título correspondiente, no será interrumpido ni modificado por las inhumaciones que se realicen durante su vigencia ni por las transmisiones del título que puedan producirse.

Artículo 28.

Expirado el plazo de vigencia del derecho funerario la unidad de enterramiento deberá quedar vacía, dándose a los restos que en ella existieran el destino que desee el titular, siempre de acuerdo con las disposiciones técnico sanitarias vigentes.

En otro caso los restos serán depositados en el osario común previa su reducción.

Artículo 29.    Concesiones sobre panteones familiares.

1.    La concesión de uso de panteones será por plazo de cincuenta años. Este plazo podrá ser prorrogado por otro nuevo plazo no superior a cuarenta y nueve años, mediante acuerdo adoptado al efecto por el órgano municipal competente, a instancia del titular de la concesión o de su representante ante el Ayuntamiento, y satisfaciendo la correspondiente tasa.

2.    Si las concesiones hubieran sido otorgadas con carácter perpetuo o sin fijar un plazo, se considerará que el plazo máximo de concesión es el de noventa y nueve años contados a partir del momento de aquélla concesión.

Artículo 30.    Concesiones sobre nichos.

El uso de nichos destinados a la inhumación de cadáveres será para un periodo de diez (10) años. Finalizada la concesión, la persona adjudicataria podrá disponer de un derecho funerario para restos mortales en nicho de restos, que será igualmente objeto de concesión por un periodo de diez (10) años, prorrogables a otros diez (10) años.

Al finalizar este plazo, se procederá a la reducción de restos y su traslado al osario general. Los plazos de concesión con sus ampliaciones se otorgaran atendiendo al espacio disponible en el cementerio.

Artículo 31.    Uso de Panteón comunitario.

El uso de los panteones comunitarios será para un periodo de diez (10) años y compartido con otros usuarios. Finalizado el anterior plazo, la persona adjudicataria podrá disponer de un derecho funerario para restos mortales en nicho de restos, que será igualmente objeto de concesión por un periodo de diez (10) años, prorrogables a otros diez (10) años.

Al finalizar este último plazo o de no hacer uso del nicho de restos, se procederá a la reducción de restos y su traslado al osario general. Los plazos de concesión con sus ampliaciones se otorgaran atendiendo al espacio disponible en el cementerio.

CAPITULO TERCERO.  ‑TRANSMISION DE LOS DERECHOS FUNERARIOS     

Artículo 32.

Todas las unidades de enterramiento existentes en los cementerios municipales se consideran bienes fuera de comercio. En consecuencia, no podrán ser objeto de transacción de ninguna clase, a excepción de las transmisiones previstas en esta Ordenanza.

Artículo 33.    Transmisión mortis causa:

El derecho funerario es transmisible al fallecimiento de su titular, según las disposiciones testamentarias, o en caso de sucesión intestada, según las normas del derecho civil.    

Si se hubiese designado una pluralidad de herederos testamentarios, o en su caso, por abintestato, se recogerá su titularidad y se designará de mutuo acuerdo un representante ante el Ayuntamiento; de no lograrse dicho acuerdo la representación de aquellos ante el Ayuntamiento será resuelta conforme a lo previsto en el art. 24.5 de esta ordenanza.

El legado de usufructo de toda clase de sepulturas dispuesto en testamento, otorgará la titularidad del derecho funerario al usufructuario.

Artículo 34.    Transmisión inter-vivos:

Unicamente se admitirá la transmisión inter-vivos del derecho funerario en el supuesto de cesión a título gratuito en los casos siguientes:

a)    A favor de parientes del titular en línea directa y colateral hasta cuarto grado, ambos por consanguinidad y hasta segundo grado por afinidad.

b)    A favor del cónyuge y de las personas que acrediten convivencia con el titular mínima al menos 5 años inmediatamente anteriores a la transmisión, transmitiéndose el 50% de la titularidad.

c)    A favor de hospitales, entidades benéficas o religiosas con personalidad jurídica.

La cesión gratuita requiere autorización municipal, en la que se señalará el plazo que reste de vigencia del derecho, y el resto de condiciones y datos a incluir en los títulos según la ordenanza. 

Artículo 35.    Cesión de uso a familiares y allegados.      

En los panteones familiares únicamente podrán ser enterrados o depositados sus restos, los titulares de la concesión. Ello no obstante se autoriza el enterramiento en el mismo de familiares de éstos.

CAPITULO CUARTO.  ‑EXTINCION DEL DERECHO FUNERARIO

Artículo 36.

Podrá ser declarado caducado el derecho funerario, revirtiendo al Ayuntamiento la unidad de enterramiento con sus accesiones, en los siguientes casos:

a)    Por renuncia del titular.

b)    Por la declaración de estado ruinoso o abandono de la construcción cuando ésta fuese particular.

c)    Por el transcurso del plazo del otorgamiento del derecho funerario si no mediare la posible prórroga.

e)    Por transcurso de 10 años desde el fallecimiento del titular sin que sea reclamado el derecho por heredero alguno.

f)    Por cesión irregular o por incumplimiento de lo prevenido en esta Ordenanza.

g)    Por impago de las tasas que se deriven de la presente Ordenanza.

h)    Por la declaración de dejar sin efecto la concesión de la unidad de enterramiento, tramitada como supresión, rescate, expropiación u otro procedimiento motivado por interés público. En estos supuestos, se concederá a los titulares otra unidad de enterramiento por el tiempo que restase en la que poseían y de similares características, siempre que existan unidades disponibles en algún cementerio. En otro caso, se tramitará expediente contradictorio para determinar la procedencia o no de indemnización.

Artículo 37.    Renuncia del titular.

En el caso de renuncia, el titular del derecho funerario deberá comunicar al Ayuntamiento su voluntad de renunciar al derecho funerario, poniendo a su disposición la unidad de enterramiento.

Para que sea posible la renuncia al derecho funerario deberán concurrir los siguientes requisitos:

— La unidad de enterramiento deberá encontrarse libre de restos cadavéricos.

— No deberá existir conflicto de titularidad sobre la unidad de enterramiento en cuestión.

Solicitada la renuncia, el titular del derecho funerario deberá hacerse cargo de cuantos gastos se devenguen por su titularidad hasta la fecha en que se adopte la resolución municipal de aceptación de la renuncia.

Para resolver sobre la renuncia solicitada, el Ayuntamiento tendrá en cuenta la situación de los cementerios municipales, la disponibilidad de unidades de enterramiento y cuantas otras circunstancias estime procedentes. La resolución, que deberá ser motivada, decidirá el rechazo o aceptación de la renuncia. En este último caso, en la resolución se fijará, si procediera, la cantidad a percibir por la persona interesada, de conformidad con lo establecido en la ordenanza fiscal correspondiente.

Transcurridos tres meses desde que se solicitó la renuncia sin que se haya dictado resolución expresa, la persona interesada podrá entender desestimada su solicitud.

Artículo 38.    Tramite de audiencia.

El expediente administrativo de resolución anticipada por las causas previstas en los apartados b), f) g) y h) del artículo 35 se pondrá de manifiesto al titular a fin de que pueda alegar lo que a su derecho convenga.

Artículo 39.    Traslado al osario general.

Producida la extinción del derecho funerario, los restos que puedan existir en la unidad de enterramiento, previo aviso a las personas interesadas, se trasladarán a su costa al osario general salvo que los familiares del fallecido u otras personas con autorización, soliciten su traslado a otra sepultura.

La notificación a las personas interesadas se entenderá realizada a todos los efectos con su notificación al representante de la titularidad que conste en el Registro Municipal o a sus herederos conocidos cuando el fallecido sea aquél. Igualmente se publicará anuncio en el Boletin Oficial de Gipuzkoa o en el Boletín Oficial de la comunidad en la que se presuma residan los allegados.

TITULO IV

CONSTRUCCION Y DEBER DE CONSERVACION
DE LAS SEPULTURAS

Artículo 40.    Obras.

1.    Cualquier obra que se pretenda llevar a cabo en los cementerios municipales exigirá la previa autorización municipal.

2.    En la construcción de losas y lápidas, así como en la reparación de las mismas, se exigirá el empleo de materiales nobles.

Artículo 41.    Conservación.

La conservación y mantenimiento de las instalaciones comunes del cementerio corresponden al Ayuntamiento.

También le corresponde el mantenimiento anual de los panteones consistente en la limpieza de hierbas, fumigado, retirada de flores marchitas.

Las labores de limpieza, mantenimiento y ornato de las unidades de enterramiento corresponden a los particulares.

En el caso de que algún particular no cumplirse con sus deberes de conservación y se apreciase estado de deterioro el Ayuntamiento requerirá al titular del derecho afectado para que realice las labores de limpieza o las obras que resulten necesarias para el mantenimiento de las mencionadas condiciones de limpieza, ornato y seguridad, otorgando un plazo al efecto. En el caso de que el particular no cumpliere la referida orden, procederá el Ayuntamiento de manera subsidiaria y a costa de los obligados.

Artículo 42.

El Ayuntamiento mediante acuerdo plenario podrá declarar de interés artístico o histórico aquéllos panteones que reviertan caracteres dignos de esa declaración y que estarán sometidos a un régimen de protección que garantice su conservación y evite su deterioro.

TITULO V

RESOLUCION DE CONFLICTOS

Artículo 43.

Corresponderá al Ayuntamiento la facultad de resolver todo conflicto o controversia sobre la titularidad, representación y uso de los derechos funerarios que pudiere darse entre los particulares mediante resolución administrativa que habrá de ser notificada a los interesados y que podrá ser revisada por el Juzgado Contencioso-administrativo correspondiente.

Artículo 44.

1.    Cuando se plantee la controversia sobre el lugar en que debe ser inhumado el cadáver y dada la premura de tiempo el Ayuntamiento no pueda adoptar una decisión definitiva se procederá a su inhumación en un nicho provisional. Dirimido el conflicto mediante resolución municipal firme se procederá al traslado a su sepultura definitiva si fuere en el mismo cementerio.

Si se pretende que la sepultura definitiva sea en otro cementerio deberá haberse procedido al embalsamado previo del cadaver y obtener la correspondiente autorización de las autoridades sanitarias.

2.    Si la controversia se produce con ocasión de la exhumación o reducción de restos los restos no se adoptará ninguna medida provisional, manteniéndose la situación de hecho hasta la resolución definitiva.

TITULO VI

IMPUESTOS TASAS Y TARIFAS

Artículo 45.

Las Ordenanzas Fiscales contendrán los importes a abonar en concepto de tarifas por los distintos servicios que se presten, así como de tasas por el otorgamiento, transmisión o modificación de los derechos funerarios.

DISPOSICION TRANSITORIA UNICA

El Ayuntamiento una vez aprobada la presente ordenanza hará pública una relación de las unidades de enterramiento, con los cotitulares que consten de cada una de ellas y su representante, si se hubiere designado con anterioridad por los titulares y declarando las que estén ruinosas o abandonadas.

Dicha relación se someterá a un trámite de exposición pública y audiencia de interesados por término de dos meses, a fin de que puedan presentarse alegaciones. En ese mismo plazo, los titulares de las unidades de enterramiento que no tengan designado representante deberán designarlo y éste deberá aceptarlo. De no designar un representante o si este no acepta el nombramiento el Ayuntamiento procederá a su nombramiento de acuerdo con lo previsto en el art. 24.5 de la Ordenanza.

Una vez estudiadas las alegaciones se aprobará la relación definitiva de unidades de enterramiento y titulares que pondrá fin a la vía administrativa y se publicará en el Tablón de Edictos del Ayuntamiento, sin perjuicio de su notificación personal a quienes hubieran presentado alegaciones.

DISPOSICION DEROGATORIA

Quedan derogadas cuantas disposiciones municipales se opongan a lo previsto en el presente Reglamento y en concreto, el Reglamento del Régimen de los Cementerios de Pasaia aprobado por el pleno el 18 de julio de 1916 y el acuerdo plenario sobre horario de enterramientos de fecha 28 de noviembre de 1988.

DISPOSICION FINAL

Esta Ordenanza entrará en vigor a los veinte días de su publicación en el Boletin Oficial de Gipuzkoa.