Boletín Oficial de Gipuzkoa

Número 113 Fecha 17-06-2003 Página 11775

3 DISPOSICIONES GENERALES DEL T.H. DE GIPUZKOA

DIPUTACION-AGRICULTURA Y MEDIO AMBIENTE
Orden Foral de 9-06-2003, por la que se regula la caza de palomas migratorias en pasos tradicionales situados en terrenos cinegéticos de aprovechamiento común del T.H. de Gipuzkoa

DIPUTACION FORAL DE GIPUZKOA

DEPARTAMENTO DE AGRICULTURA
Y MEDIO AMBIENTE

ORDEN FORAL de 9 de junio de 2003, por la que se regula la caza de palomas migratorias en pasos tradicionales situados en terrenos cinegéticos de aprovechamiento común del Territorio Histórico de Gipuzkoa.

El artículo 23.4.a) de la Ley de Caza (Ley 1/1970, de 4 de abril) contempla la posibilidad de dictar disposiciones específicas para la regulación de determinadas modalidades de caza, encontrándose entre ellas la relativa a la caza de palomas en pasos tradicionales. Dicha previsión se contempla asimismo en los apartados 6 y 7 del artículo 25 del Reglamento de Caza (Decreto 506/1971, de 25 de marzo), señalando el apartado 7 que «en las reglamentaciones para cazar palomas migratorias en pasos tradicionales deberá hacerse constar la situación de los puestos, su separación mínima, las épocas de caza y el derecho a la utilización de estos puestos».

En consonancia con tales previsiones y en virtud de las competencias asumidas por este Territorio Histórico en materia de aprovechamiento de la riqueza cinegética (artículo 7.b.3 de la Ley 27/1983, de 25 de noviembre, de «Relaciones entre las Instituciones Comunes de la Comunidad Autónoma y los Organos Forales de sus Territorios Históricos»), por Orden Foral de fecha 28 de setiembre de 1987, del diputado titular del Departamento de Agricultura y Pesca, se reguló la caza de palomas migratorias en pasos tradicionales situados en terrenos cinegéticos de aprovechamiento común del Territorio Histórico de Gipuzkoa.

La regulación contenida en dicha orden foral fue completada mediante la Resolución de la Dirección General de Montes y Conservación de la Naturaleza de 22 de setiembre de 1995, en la que se especificaron las zonas a las que se reconocía oficialmente la condición de zonas tradicionales de paso, en diversos municipios del Territorio Histórico.

Actualmente, se ha planteado la conveniencia y necesidad de modificar dicha regulación, con el objetivo de clarificar la ordenación de las zonas, de permitir un mejor conocimiento por el colectivo de cazadores de dicha ordenación y de alcanzar un equilibrio entre el interés de dicho colectivo en la práctica cinegética y el de los propietarios de los terrenos en que se ubiquen los puestos de caza.

En esa línea, por Orden Foral de 25 de octubre de 2002 (publicada en el Boletin Oficial de Gipuzkoa de 19 de noviembre de 2002) se aprobaron los Trabajos de actualización de puestos de caza en las líneas de paso tradicional del Territorio Histórico de Gipuzkoa y se sometieron los mismos a un periodo de información pública.

A la vista de todo ello, en uso de las competencias que en esta materia ostenta el Departamento Foral de Agricultura y Medio Ambiente en virtud de lo dispuesto en el artículo 7.b.3 de la Ley 27/1983, de 25 de noviembre,

DISPONGO

Artículo 1.Registro de Líneas y Puestos de paso tradicional de Gipuzkoa.

Se crea el Registro de Líneas y Puestos de paso tradicional de Gipuzkoa, adscrito al Departamento de Agricultura y Medio Ambiente de la Diputación Foral de Gipuzkoa, en el que se incluirán todas las líneas y puestos a los que resultará de aplicación la presente orden foral.

Dicho Registro, que tendrá carácter público, contendrá al menos, la siguiente información:

1.  En relación con las líneas de paso tradicional:

—Denominación.

—Municipio.

—Periodo autorizado.

—Número de puestos autorizados.

—Sociedad gestora.

2.  En relación con los puestos:

—Número del puesto.

—Localización geográfica (UTM).

—Uso del puesto (sorteado/reservado).

Artículo 2.Ordenación del Registro.

La ordenación del Registro corresponderá al Servicio Forestal y de Conservación de la Naturaleza, al que se dirigirán las solicitudes de inclusión o exclusión de líneas y puestos y que resolverá conforme a los criterios que permitan una mejor gestión cinegética de los mismos; en particular, no se autorizará el cambio de ubicación de puestos o líneas por desacuerdos entre los propietarios y las sociedades gestoras, manteniéndose la situación cinegética más adecuada.

Las solicitudes de inclusión o exclusión de líneas y puestos en el Registro podrán ser formuladas por la Federación Territorial de Caza o por los propietarios de los terrenos. El Servicio Forestal y de Conservación de la Naturaleza resolverá las modificaciones planteadas, comunicando al solicitante la resolución adoptada, e incluyendo las mismas en el registro, en los casos en que así se requiera.

Artículo 3.Autorización de los propietarios.

Para el ejercicio de la caza y la organización de las líneas o puestos incluidos en el Registro, la Federación Territorial de Caza, a través de la sociedad gestora de la línea, deberá conseguir la autorización de los propietarios de los terrenos correspondientes para la instalación de los puestos.

En caso de que el propietario manifieste expresamente su negativa a conceder la autorización señalada en el párrafo anterior, los puestos en litigio se considerarán inhábiles para la práctica de la caza en la modalidad de pase tradicional.

El Departamento de Agricultura y Medio Ambiente velará por el cumplimiento de lo dispuesto en el presente artículo, comprobando que la caza en las zonas de paso tradicional se efectúe sólo desde los puestos debidamente autorizados e incluidos en el Registro en cada momento.

Artículo 4.Reserva de puestos.

Los propietarios de terrenos privados podrán cazar en el 20% de los puestos autorizados que se ubiquen en su terreno, fijándose dicha cantidad como referencia general a la hora de establecer las medidas compensatorias para dichos propietarios. Los acuerdos que se puedan establecer entre los propietarios y la Federación de Caza de Gipuzkoa, que modifiquen ese porcentaje, deberán contar con la posterior aprobación del Departamento de Agricultura y Medio Ambiente.

Las medidas compensatorias para los propietarios por la instalación de puestos se podrán formalizar tanto individualmente como con agrupaciones de propietarios, aplicándose en ambos casos lo establecido en el párrafo anterior.

La reserva de puestos para los propietarios se hará siempre entre los situados en sus terrenos, correspondiéndoles la elección de los puestos hasta cubrir el porcentaje correspondiente. La elección de los puestos se hará de forma alternativa entre los propietarios y la sociedad gestora, eligiendo en primer lugar el propietario.

En el caso de las agrupaciones de propietarios, la elección de puestos se hará asimismo de forma alternativa entre los propietarios y la sociedad gestora, eligiendo en primer lugar los propietarios y posteriormente la sociedad. Esta reserva se hará efectiva sobre los puestos situados en los terrenos de los propietarios asociados.

Cuando el número de puestos de un propietario o grupo de propietarios sea menor de 5 y, por tanto, no se pueda reservar un puesto para toda la temporada, se reservarán jornadas de caza en proporción al número de puestos existentes. Igualmente, en caso de que los propietarios cuenten con más de 5 puestos pero menos de 10, se reservará un puesto más el porcentaje correspondiente con los mismos criterios anteriores, y así sucesivamente. La reserva de las jornadas de caza se hará de forma alternativa entre los propietarios y la sociedad gestora, eligiendo en primer lugar los propietarios. Antes del inicio de la temporada de caza de palomas, se elaborará un calendario por línea en el que se fijarán los días reservados y de sorteo en los puestos correspondientes.

El Departamento de Agricultura y Medio Ambiente emitirá un certificado, a los propietarios que así lo soliciten, de la inclusión en el registro de los puestos de caza situados en su terreno y de la reserva de puestos que le corresponde, en aplicación de lo establecido en el primer párrafo del presente artículo, para lo cual el propietario deberá dar la autorización para la colocación de los puestos de caza en su terreno.

Artículo 5.Ubicación y distancias de seguridad.

De acuerdo con los usos y costumbres locales, los puestos de tiro estarán situados en las cumbres de las cordilleras o en zonas altas de las laderas, y en los lugares más convenientes para el mejor aprovechamiento de la caza, no pudiendo haber más puestos que los incluidos en el Registro en cada momento.

Los puestos colocados en línea tendrán una separación mínima de 50 metros, sin incidir en las zonas de seguridad. Delante de la línea de puestos según la dirección de pase, no se podrá cazar, ni deberá haber escopetas volantes en 500 metros, y lo mismo en 120 metros por detrás. Asimismo, solamente podrá haber dos escopetas en cada puesto autorizado.

Artículo 6.Organización y sorteo.

Una vez determinados los puestos que correspondan a los propietarios de los terrenos, el resto de puestos será objeto de organización y sorteo, en la época correspondiente de pase fijada en la orden anual de vedas del Territorio.

La Federación Territorial de Caza será la encargada de la gestión de las líneas de pase tradicional, para lo que contará con las sociedades de caza de Gipuzkoa.

A tales efectos, la organización y sorteo de las líneas corresponderá a la sociedad de cazadores del término municipal en que estén ubicados. Si existiese más de una sociedad en un mismo término municipal, será la Federación Territorial de Caza quien decida qué sociedad organizará el sorteo en cada línea, teniendo en cuenta la antigüedad y tradición existentes. En caso de que la sociedad de cazadores se inhiba, la Federación Territorial de Caza podrá subsidiariamente reemplazarla en tanto perdure la mencionada actitud. Si no existiera sociedad de cazadores en el término municipal, la Federación Territorial de Caza decidirá cuál de las sociedades de los términos municipales limítrofes, o ella misma, deberá hacerse cargo de la línea de puestos.

Si en el procedimiento de organización y sorteo surgiesen discrepancias insalvables entre los interesados y peligro de alteraciones en el disfrute ordenado de los puestos de caza, el Ayuntamiento en cuyo término se halle la línea de puestos reconocidos, de acuerdo con el Servicio Forestal y de Conservación de la Naturaleza, podrá asumir la organización de los mismos.

No se considerarán puestos autorizados aquellos en que no se efectúe, por la sociedad antedicha, su organización y sorteo en la época correspondiente de pase fijada en la Orden Anual de Vedas del Territorio y en la forma prevista en el presente artículo.

La entidad organizadora deberá velar por el cumplimiento de la presente orden foral, poniendo en conocimiento del Servicio Forestal y de Conservación de la Naturaleza cuantas irregularidades o infracciones observe.

Artículo 7.Construcción.

La construcción de los puestos, que deberán ir numerados conforme a la numeración establecida en el Registro, se realizará por la entidad responsable de su organización, bajo la supervisión del Servicio Forestal y de Conservación de la Naturaleza en cuanto a aspectos técnicos y estéticos se refiere.

Artículo 8.Cuotas.

Con el fin de sufragar los gastos ocasionados por la construcción y/o reparación de los puestos y por la organización y sorteo de los mismos, las entidades organizadoras podrán fijar una cuota diaria y por puesto proporcionada a los gastos producidos. A la vista de éstos, y antes de cada temporada, la Federación Territorial de Caza presentará para su aprobación una propuesta al Servicio Forestal y de Conservación de la Naturaleza, en la que se reflejarán las cuotas, horarios y demás circunstancias relativas al sorteo.

Artículo 9.Periodicidad, lugar y forma de realizar el sorteo.

Los sorteos se realizarán diariamente dentro de la temporada de pase y en los locales o lugares designados por la entidad organizadora. El sorteo deberá realizarse respetando la igualdad de oportunidades para todos los cazadores debidamente documentados.

Artículo 10.Justificante del puesto.

El cazador favorecido por el sorteo deberá ocupar su puesto, llevando el justificante que recibirá inmediatamente después de dicho sorteo, estando obligado a exhibirlo cuando así se le requiera por el personal habilitado oficialmente para el ejercicio de funciones de vigilancia. Este justificante le dará derecho a cazar durante toda la jornada señalada y a ser acompañado como máximo por un invitado.

Artículo 11.Infracciones.

Las infracciones contra la presente orden foral se sancionarán de conformidad con lo dispuesto en el artículo 1.2.18 de la Ley 1/1989, de 13 de abril, de la Comunidad Autónoma del País Vasco, sobre infracciones administrativas en materia de caza y pesca fluvial, según la actualización efectuada por Orden Foral de 22 de diciembre de 1994, o en la normativa que, en su caso, las sustituyan.

Artículo 12.Competencia.

El Servicio Forestal y de Conservación de la Naturaleza será competente para resolver las cuestiones que puedan surgir en la aplicación, desarrollo e interpretación de la presente orden foral.

 

Disposición Transitoria.

En tanto no resulte modificada por la aplicación de lo dispuesto en la presente orden foral, continuará en vigor la ordenación de líneas y puestos resultante de la aplicación de la Orden Foral de 28 de setiembre de 1987 y de la Resolución de la Dirección General de Montes y Conservación de la Naturaleza de 22 de setiembre de 1995, conforme a los planos y documentación obrante en el Servicio Forestal y de Conservación de la Naturaleza.

Disposición Derogatoria.

A partir de la entrada en vigor de la presente orden foral, y sin perjuicio de lo dispuesto en la Disposición Transitoria de la misma, quedan derogadas la Orden Foral n.º 935, de 28 de setiembre de 1987, por la que se reguló la caza de palomas migratorias en pasos tradicionales situados en terrenos cinegéticos de aprovechamiento común del Territorio Histórico de Gipuzkoa y la Resolución de la Dirección General de Montes y Conservación de la Naturaleza de 22 de setiembre de 1995, por la que se refrendaron las zonas tradicionales de paso de palomas migratorias en el Territorio Histórico de Gipuzkoa.

Donostia-San Sebastián, a 9 de junio de 2003.—El Diputado Foral del Departamento de Agricultura y Medio Ambiente, Jon Mikel Murua Uribe-Etxeberria.

(5748) (6760)