Boletín Oficial de Gipuzkoa

Número 26 Fecha 10-02-1998 Página 1599

7 ADMINISTRACION MUNICIPAL

AYUNTAMIENTO DE LEGAZPI
Aprobación definitiva de la Ordenanza Municipal de Limpieza de las Vias Públicas
Anuncio

Aprobada definitivamente por el Pleno de la Corporación en sesión del día 28-1-98, la Ordenanza Municipal de limpieza de las vías públicas, se publica a continuación el texto completo de la Ordenanza en el BOLETIN OFICIAL de Gipuzkoa en cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 70-2 de la Ley 7/85 de 2 de abril, reguladora de las Bases de Régimen Local y a los efectos previstos. ORDENANZA MUNICIPAL DE LIMPIEZA DE LAS VIAS PUBLICAS EXPOSICION DE MOTIVOS

Mediante la promulgación de la presente Ordenanza el Ayuntamiento de Legazpi pretende concienciar a los ciudadanos por una parte y encauzar su comportamiento por otra pues no otra función tiene el Derecho , con la mente puesta en la consecución de un objetivo concreto y preciso: la conformación de un pueblo más limpio, más acogedor, mejor en suma.

Considerando que el municipio se halla facultado para «promover toda clase de actividades y prestar cuantos servicios públicos, contribuyan a satisfacer las necesidades y aspiraciones de la comunidad vecinal» y que ostenta competencias en el marco que le permitan las leyes del Estado o de la Comunidad Autónoma en materias tales como la protección del medio ambiente y de la salubridad pública, en servicios de limpieza viaria y recogida y tratamiento de residuos, habiéndosele atribuido también la potestad reglamentaria, parece, con todo ello, que el sustento y soporte jurídico de la Ordenanza estuviera plenamente justificado.

Aunque hoy estemos muy lejos del respeto de tales normas, no por eso debemos considerarlas meros enunciados voluntaristas, sino por el contrario debemos tenerlas presentes para ir acomodándonos hacia su total y efectivo cumplimiento. Es por eso que, conociendo la situación de partida, la exigencia aplicativa de la Ordenanza debe ser creciente, siendo pacientes en su puesta en marcha y constantes en su progresión. TITULO I LIMPIEZA EN LAS VIAS PUBLICAS CAPITULO 1. NORMAS GENERALES

Art. 1. Objeto y ámbito de aplicación.

Esta Ordenanza tiene por objeto regular la limpieza en la vía pública en lo referente al uso por los ciudadanos y establecer las medidas preventivas, correctoras y/o reparadoras orientadas a evitar el ensuciamiento de la misma.

La presente Ordenanza será de aplicación en el término municipal de Legazpi.

Art. 2.

La limpieza de toda la red viaria pública y la recogida de los residuos procedentes de la misma será realizada por los trabajadores municipales, con la frecuencia y horarios convenientes para la adecuada prestación del servicio.

La prestación del servicio público de limpieza viaria podrá llevarse a cabo, si así lo decide el Ayuntamiento, por cualquiera de las formas de prestación de los servicios públicos establecidas en la legislación vigente.

Art. 3. Concepto de vía pública.

1. Se considera como vía pública y, por tanto, su limpieza de responsabilidad municipal, los paseos, avenidas, calles, parques, plazas, aceras, caminos, jardines y zonas verdes, zonas terrosas, puentes, túneles peatonales y demás bienes de propiedad municipal destinados directamente al uso común general de los ciudadanos, incluidas las zonas con servidumbre de uso público.

2. Se exceptuarán, por su carácter no público, las urbanizaciones privadas, pasajes, patios interiores, solares, galerías comerciales y similares, cuya limpieza corresponde a los particulares, sea la propiedad única, compartida o en régimen de propiedad horizontal. Los servicios municipales, ejercerán el control de la limpieza de estos elementos.

Art. 4. Limpieza de elementos de servicios no municipales.

La limpieza de elementos destinados al servicio del ciudadano en la vía pública, que no sean de responsabilidad municipal, corresponderá a los titulares administrativos de los respectivos servicios, al igual que los espacios públicos del municipio cuya titularidad corresponda a otros órganos de la Administración. CAPITULO 2. ORGANIZACION DE LA LIMPIEZA

Art. 5. Calles, patios y elementos de dominio particular.

1. Las marquesinas, cubiertas de cristal y elementos de fachada deberán limpiarse con la frecuencia necesaria. Esta obligación recaerá sobre quienes habiten las fincas y, subsidiariamente, sobre los propietarios de las mismas, los cuales cuidarán de mantener en estado de aseo los patios, jardines y entradas visibles desde la vía pública.

2. Los residuos de las operaciones de limpieza que se indican en este artículo se depositarán en bolsas o recipientes adecuadas para ser presentados al servicio de recogida municipal.

Art. 6. Limpieza de nieve.

En caso de nevadas, se llama a la colaboración ciudadana para que todos los vecinos hábiles y disponibles colaboren con los equipos municipales realizando la limpieza en la longitud del edificio que corresponda a cada portal y garage. La retirada de la nieve se hará de forma que se facilite la normal escorrentía del agua y la circulación de vehículos y personas.

El Ayuntamiento podrá suscribir convenios con particulares para llevar a cabo labores de limpieza de redes viarias y/o accesos a viviendas alejadas del núcleo urbano en caso de nevada.

Art. 7. Sacudida desde balcones y ventanas.

Se permite sacudir prendas y alfombras sobre la vía pública desde ventanas y balcones, siempre que no se causen molestias a los transeúntes y al resto de los vecinos del inmueble. Las Comunidades de Propietarios, mediante sus normas de régimen interior, deberán regular el adecuado ejercicio de esta actividad.

Art. 8. Materiales de construcción y retirada de escombros.

Las personas o entidades que realicen obras en la vía pública con motivo de canalización u otras actividades, deberán cumplir las siguientes normas generales:

Se prohibe depositar materiales de construcción directamente sobre la vía pública.

Se prohibe depositar los escombros resultantes de la obra directamente sobre la vía pública debiendo ser depositados en contenedores destinados a tal efecto, tomando las precauciones necesarias en su colocación para no dañar el pavimento. Al finalizar la jornada laboral, los contenedores deberán cubrirse con una lona.

Deben retirar los escombros y sobrantes en las 24 horas siguientes a la terminación de los trabajos, salvo que éstos se terminen en víspera de festivo, en cuyo caso, la retirada se efectuará ese mismo día.

Inmediatamente después de la retirada del contenedor, el constructor o responsable deberá proceder a la limpieza del lugar donde ha estado colocado.

Además de esta norma se deberán cumplir todas aquellas que se marquen en el permiso de obras particular.

Previamente a la utilización de las bocas de riego para la limpieza de la vía pública deberá obetenerse el permiso correspondiente por parte de la empresa prestadora del servicio público de abastecimiento de agua o del Ayuntamiento en caso de prestación directa del citado servicio.En caso de rotura de la boca de riego el costo de la reparación deberá ser sufragado por la persona, física o jurídica, solicitante del permiso.

Art. 9. Limpieza de quioscos y otras instalaciones de venta.

1. Los titulares o responsables de quioscos u otras instalaciones de venta en la vía pública están obligados a mantener limpio el espacio y proximidades que éstas ocupen durante el horario en que realicen su actividad, y a dejarlo en el mismo estado una vez finalizada ésta.

2. La misma obligación incumbe a dueños de cafés, bares y establecimientos análogos en cuanto a la superficie de vía pública que se ocupe con veladores, sillas, así como la acera correspondiente a la longitud de su fachada.

Art. 10. Limpieza de inmuebles.

Los propietarios de fincas, viviendas y establecimientos, están obligados a mantener en estado de limpieza, ornato y decoro las diferentes partes de los inmuebles que den a la vía pública, además de cuantas obligaciones específicas se hallen establecidas por la normativa civil o urbanística.

Art. 11. Operaciones de carga y descarga.

Los titulares de establecimientos, frente a los cuales se realicen operaciones de carga y descarga, deberán proceder, cuantas veces fuese preciso, al lavado complementario de las aceras, para mantener la vía pública en las debidas condiciones de limpieza y, asimismo, siempre que lo ordene los agentes de la autoridad municipal. En caso de utilización de bocas de riego será de aplicación lo dispuesto en el último párrafo del artículo 8 de la presente Ordenanza.

Para los demás aspectos respecto a las operaciones de carga y descarga se cumplirán las Normas marcadas en el Reglamento que desarrolla, mediante Real Decreto 13 /1992 de 17 de enero, la Ley sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial, así como lo establecido en la Ordenanza general reguladora de sanciones por infracción de tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial del Ayuntamiento de Legazpi.

Art. 12. Transporte de tierras, escombros o carbones.

1. Los propietarios y conductores de vehículos que transporten tierras, carbones, escombros, materiales pulverulentos, cartones, papeles o cualquiera otra materia similar que, al derramarse, ensucie la vía pública observarán escrupulosamente lo establecido en la Ley sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial, acondicionando la carga de forma que se evite la caída de la misma y adoptando para ello las precauciones que fuesen necesarias.

2. El resto de vehículos de transporte, observarán las medidas en lo referente al acondicionamiento de la carga que se establece en la Ley de tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial.

Art. 13. Limpieza de vehículos.

1. Los vehículos que se utilicen para los trabajos que se indican en el artículo anterior, así como los que se empleen en obras de excavación, construcción de edificios u otros similares, deberán proceder, al salir de las obras o lugar de trabajo, a la limpieza de las ruedas, de forma que se evite la caída de barro en la vía pública.

2. Del mismo modo se observará esta precaución en las obras de derribo de edificaciones en las que, además, se deberán adoptar las medidas necesarias para evitar la producción de polvo.

3. Asimismo, se cumplirán todas las indicaciones marcadas en la licencia de obras, así como en la Ley sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial, y reglamentos que la desarrollan.

4. Se prohibe el lavado de vehículos en regatas, ríos y en las vías públicas del término municipal.

Art. 14. Mercado Semanal.

Los titulares de licencia para la venta ambulante en el Mercado Semanal o los ocupantes de los mismos en su caso, deberán recoger y limpiar el puesto asignado una vez transcurrido el horario de venta.

El lugar de celebración del mercado deberá quedar expedito de todo tipo de puestos y limpias las zonas ocupadas por éstos para las 14,00 horas de los días de celebración.

El ocupante del puesto del mercado, no podrá sacar ni sus productos ni las basuras fuera de la demarcación de su plaza, ni interceptar las zonas destinadas al público.

Art. 15. Circos, teatros y atracciones itinerantes.

Actividades tales como circos, teatros ambulantes, tiovivos y otras que, por sus características especiales, utilicen la vía pública , están obligadas a limpiar tanto la zona ocupada por ellos como la zona de influencia de dichas actividades, suponiendo una contravención de la presente ordenanza el incumplimiento de lo preceptuado.

Queda excluído de lo dispuesto en el presente artículo lo referido a las fiestas patronales, que tendrá su propia regulación. CAPITULO 3. PROHIBICIONES

Art. 16. Residuos y basura.

Se prohibe depositar residuos, desperdicios y en general cualquier tipo de basuras, en las vías públicas o privadas, en sus accesos, en la red de alcantarillado y en los solares o fincas valladas o sin vallar, así como arrojarlos al río, debiendo utilizarse siempre los contenedores y los recipientes destinados al efecto, conforme a las normas de uso de los mismos y en las horas señaladas (de 7,00 a 9,00 horas excepto los domingos y festivos).

Queda prohibido el depósito de muebles, electrodomésticos y cualquier otro material que no sean los residuos propios del uso diario tanto en los contenedores de basura como en la vía pública, salvo los días de recogida que para dichos enseres se haya estipulado, debiendo previamente poner en conocimiento de la Mancomunidad de Sasieta la necesidad del uso de dicho servicio.

Se prohibe arrojar a las papeleras las bolsas de residuos urbanos, que se deberán verter en los lugares adecuados para ello.

Art. 17. Lavado y manipulación de residuos.

Queda prohibido realizar cualquier operación que pueda ensuciar las vías públicas y de forma especial, el arreglo de vehículos y la manipulación o selección de los desechos o residuos sólidos urbanos, así como el vaciado de aguas de cualquier tipo de limpiezas.

Art. 18. Riego de plantas.

El riego de plantas colocadas en balcones y terrazas deberá realizarse de forma que no cause molestias a los transeúntes y resto de los vecinos del inmueble. Las Comunidades de Propietarios, mediante sus normas de régimen interior, deberán regular el adecuado ejercicio de esta actividad. CAPITULO 4. OBLIGACIONES

Art. 19. Propietarios de solares.

1. Los propietarios de solares que linden con la vía pública deberán vallarlos con cerramientos permanentes situados en la alineación oficial, mantenerlos libres de residuos y en condiciones de higiene, seguridad y ornato; además de cumplir todas aquellas Normas establecidas en la legislación urbanística vigente. CAPITULO 5. PUBLICIDAD

Art. 20. Elementos publicitarios.

1. La licencia para uso de elementos publicitarios llevará implícita la obligación de limpiar los espacios de la vía pública que se hubiesen utilizado y de retirar, dentro del plazo autorizado, los elementos publicitarios y sus correspondientes accesorios.

2. No está permitido colocar elementos publicitarios en los edificios Histórico Artísticos de la ciudad.

Art. 21. Colocación de carteles, pancartas y adhesivos.

1. Salvo en periodo de campaña electoral en que se aplicarán las normas específicas vigentes en cada momento , la colocación de pancartas y carteles en la vía pública o en edificios públicos y privados requerirá autorización municipal que delimitará el tiempo de permanencia, debiendo ser retiradas al finalizar el plazo. La petición de colocación de la pancarta se dirigirá al Ayuntamiento de Legazpi, con plena identificación de la entidad o persona física solicitante, en la que se explicitará cuál va a ser el mensaje que figurará en la pancarta o cartel, y con dos días de antelación a la fecha en la que se quiera colocar. El Alcalde, o por delegación el Concejal Delegado de Servicios, resolverá sobre lo solicitado, entendiéndose estimada la solicitud, a los efectos previstos en la legislación del procedimiento administrativo, si no existe resolución expresa en la fecha en que se haya indicado como de inicio de colocación de la pancarta.

Las pancartas o carteles que obtengan la autorización serán sujetados con cinta adhesiva. Aquellas que sean adheridas con pegamento o cualquier otro sistema que pueda provocar daños en las fachadas o los bienes serán inmediatamente retiradas , debiendo el titular de la licencia o responsable de la colocación sufragar el costo de la retirada. Dichos actos podrán ser objeto de un expediente sancionador conforme al título segundo de la presente Ordenanza.

La concesión de la licencia no supondrá en ningún caso responsabilidad del Ayuntamiento por los daños a terceros que pudieran originarse.

2. Queda prohibido desgarrar, arrancar y/o tirar a la vía pública, carteles, anuncios y pancartas.

Art. 22. Octavillas.

Se prohibe esparcir y tirar toda clase de octavillas y materiales similares.

Art. 23. Pintadas.

Se prohiben las pintadas en la vía pública sobre elementos estructurales, calzadas, aceras, mobiliario urbano, muros y paredes,así como en los edificios privados, sin la previa autorización municipal y el correspondiente permiso del propietario.

Para la obtención, en su caso, de la citada autorización se aplicará el procedimiento previsto en el artículo 21-1. CAPITULO 6. LIMPIEZA Y CONSERVACION DEL MOBILIARIO URBANO

Art. 24. Normas generales.

El mobiliario urbano existente en los parques, jardines, zonas verdes y vías públicas, en el que se encuentran comprendidos los bancos, juegos infantiles, papeleras, contenedores, fuentes, señalizaciones y elementos decorativos tales como farolas, estatuas, árboles y arbustos, deberán mantenerse en el más adecuado y estético estado de limpieza y conservación.

Quienes causaren daños de cualquier tipo al mobiliario urbano serán responsables no sólo de su resarcimiento, sino que podrá incoarse contra los mismos un expediente sancionador de conformidad a lo previsto en la presente Ordenanza, sin perjuicio de las responsabilidades penales que pudieran derivarse.

Art. 25. Limitaciones.

A. Bancos: No se permite el uso inadecuado de los bancos, o todo acto que perjudique o deteriore su conservación y, en particular, arrancar aquellos que estén fijos, y realizar inscripciones o pinturas.

Las personas encargadas del cuidado de los niños deberán evitar que éstos en sus juegos depositen sobre los bancos arena, agua, barro o cualquier elemento que pueda ensuciarlos, manchar o perjudicar a los usuarios de los mismos.

B. Juegos infantiles: Su utilización se realizará por niños de hasta 12 años.

C. Papelera: Los desperdicios se deberán depositar en las papeleras destinadas a tal fin.

Queda prohibida toda manipulación de papeleras ( moverlas, incendiarlas, volcarlas, arrancarlas), hacer inscripciones o adherir pegatinas en las mismas, así como otros que deterioren su estética o entorpezcan su normal uso.

D. Fuentes: Queda prohibido realizar cualquier manipulación en las cañerías y elementos de las fuentes, que no sean las propias de su utilización normal.

En las fuentes decorativas, surtidores, bocas de riego y elementos análogos, no se permitirá beber, introducirse en sus aguas, practicar juegos, realizar cualquier tipo de manipulación y, en general todo uso del agua.

E. Señalizaciones, farolas, estatuas, árboles y arbustos, elementos decorativos e instalaciones provisionales para actuaciones:

Queda prohibido trepar, subirse, columpiarse o realizar cualquier acto que ensucie, perjudique, deteriore o menoscabe su normal uso y funcionamiento.

Queda prohibido, asímismo, toda manipulación de los elementos (moverlos, incendiarlos, volcarlos, arrancarlos), hacer inscripciones o adherir pegatinas en los mismos, así como otros que deterioren su estética o entorpezcan su normal uso. TITULO II DEL PROCEDIMIENTO SANCIONADOR

Art. 26. Procedimiento Sancionador.

Constituye infracción administrativa, las acciones y omisiones que contravengan las normas contenidas en esta Ordenanza, así como la desobediencia a los mandatos de establecer las medidas correctoras señaladas o de seguir determinada conducta, en relación con las materias que en la misma se regulan.

El procedimiento sancionador se iniciará de oficio, o a instancia de parte mediante la correspondiente denuncia.

A este respecto, en cualquier momento del procedimiento sancionador en que el órgano competente estime que los hechos también pudieran ser constitutivos de ilícito penal lo pondrá en conocimiento de los Tribunales de Justicia, con solicitud de testimonio sobre las actuaciones practicadas respecto de la comunicación.

En estos supuestos, así como cuando el órgano competente tenga conocimiento de que se está desarrollando un proceso penal sobre los mismos hechos, solicitará del órgano judicial comunicación sobre las actuaciones adoptadas. Recibida la comunicación, y si se estima que existe identidad de sujeto, hecho y fundamento entre la infracción administrativa y la infracción penal que pudiera corresponder, el órgano competente para la resolución del procedimiento acordará su suspensión hasta que recaiga resolución judicial.

En todo caso, los hechos declarados probados por resolución judicial penal firme vinculan a los órganos administrativos respecto de los procedimientos sancionadores que sustancien.

Art. 27.

Las infracciones a lo dispuesto en esta Ordenanza serán sancionadas por el Ayuntamiento.El órgano competente para la imposición de las sanciones es el Alcalde-Presidente, quien podrá desconcentrar la función instructora en el Concejal Delegado de Servicios.

El procedimiento para la imposición de las sanciones a las infracciones previstas en la presente Ordenanza y para los recursos que contra las Resoluciones puedan interponerse, será el establecido por la normativa de procedimiento administrativo sancionador en vigor.

Art. 28. De las infracciones.

1. Las infracciones se clasifican en leves, graves y muy graves.

2. Se considera infracción leve la infracción de los artículos 5, 9, 10, 16 (sólo en lo que se refiere a las normas de uso y al horario establecido en días de recogida), 17, 19, 22 y 25.

3. Tendrán la consideración de infracciones graves:

a) La comisión, en el plazo de un año de dos o más infraccio- nes leves sobre las que haya recaido sanción administrativa firme.

b) El no cumplimiento, salvo causa justificada, del deber público contenido en el artículo 6.

c) La contravención de lo dispuesto en los artículos 8, 11, 12, 13, 14, 15, 20, 21, 23 y 24 de la presente Ordenanza.

4. Se consideran infracciones muy graves.

a) La comisión en el plazo de un año de dos o más infraccio- nes graves sobre las que haya recaido sanción administrativa firme.

b) Las infracciones previstas en la presente Ordenanza que hayan supuesto un grave riesgo para la seguridad de las personas.

c) Las que originen graves perjuicios para los ciudadanos.

Art. 29. De las sanciones.

1. Las infracciones leves serán sancionadas con multa de hasta 5.000 ptas.

2. Las infracciones graves serán sancionadas con multa de 5.001 hasta 25.000 ptas.

3. Las infracciones muy graves, serán sancionadas con multa de 25.001 hasta 100.000 ptas y, en su caso, retirada temporal por el plazo de 1 mes de la licencia para la venta ambulante en el Mercado Semanal.

En todo caso, con independencia de las sanciones que pudieran proceder, deberán ser objeto de adecuado resarcimiento los daños que se hubieran causado a los bienes públicos, cuya evaluación corresponderá efectuar a los servicios municipales correspondientes.

Art. 30. Graduación.

Para la graduación de las respectivas sanciones, se valorarán conjuntamente las siguientes circunstancias.

Grado de peligro para personas o bienes.

Gravedad y trascendencia del hecho.

Habitualidad.

Demás circunstancias concurrentes que se estime oportuno considerar.

Art. 31. Prescripción.

1. Las infracciones y sanciones previstas en esta Ordenanza prescribirán, si son leves, a los tres meses, si son graves, a los seis meses y las muy graves, al año.

2. El plazo de prescripción de las infracciones se computará desde el día en que se hubiere cometido. Interrumpirá la prescrip- ción, la iniciación, con conocimiento del/de la interesado/a, del procedimiento sancionador, reanudándose el plazo de prescripción si el expediente sancionador estuviera paralizado por más de un mes por causa no imputable al/a la presunto/a responsable.

3. El plazo de prescripción de las sanciones comenzará a contarse desde el día siguiente a aquel que adquiera firmeza la resolución por la que se impone la sanción. Interrumpirá la prescripción, la iniciación, con conocimiento del/de la interesado/a, del procedimiento de ejecución, volviendo a transcurrir el plazo si aquel está paralizado durante más de un mes por causa no imputable al/a la infractor/a. DISPOSICION DEROGATORIA

A partir de la entrada en vigor de la presente Ordenanza, quedan derogadas cuantas disposiciones de igual o inferior rango se opongan, contradigan o resulten incompatibles con la misma. DISPOSICION FINAL

La presente Ordenanza entrará en vigor a los 15 días de su íntegra publicación en el BOLETIN OFICIAL de Gipuzkoa.

Legazpi, a 29 de enero de 1998. El Alcalde. (172)(975)